Proceso emocional: Cómo se manifiestan las emociones frente eventos o personas

Cuando nos relacionamos con personas o eventos surgen emociones. La manera en que se produce el proceso emocional es porque surje una asociación con respecto a las personas o los eventos. Todos llevamos dentro nuestro recuerdos de nuestro pasado. Ya sea que los recuerdos sean buenos o malos, están dentro nuestro. Si no hemos aprendido a liberarnos de recuerdos negativos, estas emociones negativas nos siguen acompañando.

Cuando nos relacionamos con una persona por ejemplo, la personalidad, la voz, los movimientos nos traen recuerdos. Nos les ha sucedido alguna vez que dicen: esta persona con la que me encontré hoy habla igual que mi tia.

Si la relación que tuvieron con esa tía fue excelente no existirá conflicto. Pero si esta tía nos hizo la vida imposible nuestra primera reacción emocional sería por ejemplo rabia. Debido a que no hemos solucionado nuestra rabia con el pasado con respecto a esta tía, todo lo que sea semejante nos producirá la emoción de rabia.

Lo mismo sucedería si estamos viendo un a película y el actor principal es abandonado por su novia. Si en nuestro pasado existen heridas de abandono inmediatamente sentiremos dolor y angustia. Nos identificamos con el protagonista porque sentimos lo mismo.

¿Qué es el procesamiento de emociones?

Cada emoción que manifestamos es un proceso que se activa en una situación de cualquier índole sea positiva o negativa. Las emociones son la respuesta psíquica a dichas situaciones y cada ser humano la manifiesta de una manera diferente. Conforme el ser humano va creciendo y madurando, las emociones se van modificando así como la forma de manifestarlas. Por ejemplo, al ser adultos ya no nos enojamos cuando no se nos da lo que queremos como cuando éramos niños. La edad influye significativamente en el procesamiento de emociones y estas a su vez influyen en el pensar y el accionar del ser humano.

Las emociones pueden servir de base para analizar psicológicamente a cada ser humano. Las situaciones que han vivido en su pasado y en su presente son un detonante de emociones que pueden conducirlo a conductas poco apropiadas. La alegría, la ira y la tristeza son algo natural que siempre va a tener una vía de entrada al interior del ser humano en cualquier suceso cotidiano. A medida que el ser humano crece le resulta cada vez más fácil manejar las emociones y ayudar a la mente a superar traumas, obsesiones, complejos y vicios.

¿Qué son las respuestas emocionales?

Cuando surge alguna emoción dentro del ser humano repercute significativamente en este, en sus conductas, su manera de pensar, sus gestos y sus expresiones faciales y corporales. Es un proceso que no solo se refleja subjetiva sino también físicamente. Aunque un individuo trate insistentemente de enmascarar cualquier emoción negativa como la ira, siempre habrá una manifestación involuntaria notoria que revelará que está emoción se encuentra dentro.

Veamos el ejemplo de un niño al que su madre le sirve una comida que no le gusta. La manifestación gesticular será inminente ya que al niño le costará disimular no solo por su corta edad sino también porque las amígdalas cerebrales se activan procesando la información y causando una especie de choque que repercute en los gestos y las expresiones faciales. Lo mismo sucede cuando alguien ve una película muy triste, las lágrimas son una manifestación natural que no se puede eludir y aunque la persona no quiera, la actividad cerebral procesará la información de manera que se manifieste fisiológicamente.

Las respuestas emocionales son como el mecanismo de defensa que permite lidiar con las emociones negativas como la ira y la tristeza. Se pueden manifestar de diferentes maneras:

  • Conductuales: Reír, saltar, cantar (alegría); llorar, gritar (tristeza); romper cosas, gritar, agredir (ira).
  • Fisiológicas: Sudar, escalofríos, aceleración del pulso, palpitaciones (miedo), vómitos (asco), liberación de hormonas como la adrenalina.
  • Gesticulares: Sonrisa (alegría), ceño fruncido y boca encorvada o dientes hacia afuera (ira), ojos húmedos y profundos (tristeza), boca retorcida y lengua hacia afuera (asco), boca y ojos totalmente abiertos (sorpresa, asombro).
  • Incluso puede haber respuestas somáticas: Dolor de cabeza, gastritis (ira), pérdida del apetito (tristeza).

Las respuestas emocionales son la manera en que las emociones trabajan en la psiquis del ser humano para expresar la percepción de este hacia las situaciones de su entorno. La forma de manejar las emociones de una persona puede ser el punto clave para detectar trastornos mentales como depresión, trastorno bipolar, neurosis, etc.

¿Qué es la activación emocional?

Algunas emociones suelen estar más presentes en una persona que  las otras. Puede que la persona esté todo el tiempo malhumorada, o triste o feliz. Entonces el resto de las emociones quedan tapiadas por esa emoción predominante y esto puede influir en la vida diaria de la persona y en su relación con el entorno. La psicoterapeuta argentina Mirtha Dall´Occhio y el alemán Gernot Hauke han diseñado un método conocido como Terapia de Activación Emocional, un trabajo con el objetivo de destacar la importancia de todas las emociones en el desarrollo humano. La psicoterapeuta sostiene que no existen emociones buenas o malas. El ser humano necesita de todas para su vida cotidiana.

Este método está pensado para emplearse tanto en niños como en adultos. Dall´Occhio sugiere que “en la infancia puede ser útil para que los niños regulen sus emociones sin la necesidad de recurrir a otras para bloquear alguna que aparezca vivenciada con mucha intensidad. Es decir, que registre y aprenda a regular su enojo o su miedo y no le hagan falta otras emociones aparentemente menos conflictivas para bloquearlas”.

Los niños de entre 1 y 6 añospueden ser máspropensos a la ira por situaciones que no pueden controlar y el manejo de esta puede dificultárseles más que a un adulto. La Terapia de Activación emocional les permite usar sus emociones en el momento correcto sin tener que manifestar todo sea en rabia, miedo o tristeza y manejarlas de manera alterna.

Dall´Occhio destaca los efectos positivos de la terapia en pacientes con ataques de ansiedad o de pánico. En algunos casos varios pacientes pueden manifestar la ansiedad y el pánico en forma de enojo o agresividad. Es como si tuvieran una batalla con el pánico o el miedo, que son las verdaderas emociones que tienen ocultas y que no saben cómo canalizarlas. La terapia consta de 10 a 12 sesiones en las que el paciente entra en contacto con otras emociones y puede aprender a regularlas de manera que todas jueguen un papel fundamental en el desarrollo psíquico del paciente.

Esta terapia podría ser muy efectiva en trastornos más graves como la depresión al combatir síntomas como anhedonia o la pérdida del placer por las actividades, alexitimia, un fenómeno en el que el paciente no manifiesta ni aparenta ninguna emoción.

¿Cómo funciona la terapia de activación emocional?

La terapia de activación emocionalse divide en 8 pasos en los que se comienza conociendo al paciente para luego conocer sus características psicológicas y se va trabajando con la emoción predominante y las bloqueadas hasta que el paciente logre estar consciente de sus otras emociones y su importancia y pueda regularlas.

Paso 0

En esta fase se analiza al paciente para conocer su historia clínica y personal, si ha sufrido algún trauma de la infancia, sus patrones de conducta y su modo de regular sus emociones. Es importante conocer el estado emocional y psicológico del paciente para que, partiendo de esta información se pueda elegir la estrategia adecuada.

Paso 1

En ciertos casos, algunos pacientes presentan dificultad para reconocer sus emociones. Partiendo de esto, las emociones se dirigen de manera imprecisa hacia objetos y situaciones, y sólo se pueden percibir como sensaciones físicas algo dilatadas. El principal fin de esta etapa es enseñar las habilidades para percibir, reconocer y discriminar las emociones. En el proceso se pide al paciente que esté conscientede sus procesos de cambio, de la intensidad de sus emociones y el momento en que cambia de una emoción a otra.

En esta etapa de la terapia de activación emocional son necesarias tres fuentes de información:

  1. La situación detonante o desencadenante.
  2. Las emociones físicas.
  3. Los contenidos conceptuales retenidos en la memoria.

Este paso es fundamental para que el paciente reconozca las diferencias entre sus reacciones físicas basándose en sus movimientos corporales, sus expresiones faciales y la velocidad de la respiración. En pocas palabras, se procura que el paciente sea el observador de sus propios procesos mentales.

Paso 2

Los pacientes ingresan a la terapia teniendo problemas específicos. El análisis de estas situaciones es el punto de partida para iniciar con la experiencia emocional. Uno de los criterios más importantes es que el cliente se sienta casi igual a cómo se sentía cuando experimentó dicha situación en el principio. Lo que se busca en este paso es que el paciente palpe la situación en el aquí y el ahora. Si el problema es descrito de maneraal principio profunda y sustanciosamente “cognitiva”, la experiencia deberáser limitada a una situación significativa.

Paso 3

Se trae la experiencia del paciente al espacio terapéutico donde un área abierta y delimitada – que llamaríamos un campo – está a disposición. El paciente y el terapeuta están colocados de pie, el terapeuta se encuentra un poco detrás o en un lado del paciente. Al inicio el foco de la atención está posicionado haciael individuo imaginado en la situación emocional desencadenante.

Se escribe el nombre de la persona en un papel y se coloca en el piso junto a una pared. Luego el paciente debe proyectar a la persona imaginada en la pared y describir su postura, sus gestos y expresiones faciales, su forma de vestir, y otras características. También debe decir una frase característica de esa persona. Luego de este instante, la atención de la persona se dirigehacia lo que está ocurriendo dentro de sí: sus reacciones corporales, las tensiones, su núcleo afectivo y sus impulsos motores leves (haciaatrás y hacia delante). Demomento, la situación desencadenante se descartapara trabajar con este foco corporal.

Paso 4

El paciente permite que los expertos se encarguen de profundizar el proceso. Este deberá ubicarse en el lugar de la emoción secundaria. Para evitar interferencia con la concientización del paciente, el terapeuta debe posicionarse detrás o al lado, acordandosiempre con él la distancia. Deberá paciente deberáenfocarse en sus procesos internos y en sus reacciones físicas. El terapeuta debe focalizar su atención hacia el cuerpo del paciente: sus minúsculas tensiones, mínimos movimientos, cambios en sus expresiones faciales y gestos. Gracias a esto se puedereconocer la emoción secundaria que está empezando a brotar, para ello se basan en los movimientos repentinos del cuerpo. Si las señales son lo suficientemente claras, el terapeuta deberá colocar el patrón efector que corresponda (la respiración, la expresión facial, la postura) a través de mímica.

Cuando el paciente ya estuvo expuesto a la emoción secundaria, puede surgirla emoción primaria, y otras emociones que aún no se han mencionado. El paciente debe anotar estas emociones y ubicarlas en el espacio del campo.

Paso 5

Una vez que se delimitan los miembros de la reacción en cadena, hay que buscar que el paciente esté consciente de que la emoción primaria es la más idónea para la situación problemática expuesta. Aquí se le sugiere al paciente que esté familiarizado con dicha emoción en el lugar resguardado del consultorio.

Cuando el paciente ya admite la profundización del trabajo con su emoción primaria, se debe colocar en esta posición y el terapeuta de su lado.

Este, entonces, emplea la mímica de las características del patrón efector emocional que corresponda. En este paso es importante que el paciente empiece a trabajar la emoción primaria con una leve intensidad, que le permita percibir los cambios en su cuerpo adecuadamente.

Paso 6

Partiendo de lo dicho anteriormente que durante el trabajo con la emoción primaria y la secundaria, aparecen otras emociones, se puede notar como si la persona pierde la visión general, sin embargo es lo contrario. Dados los distintos grados de activación y los impulsos generados en el campo, se puede esclarecer muy bien el problema global de la situación elegida.

Al ocupar las respectivas posiciones el campo, donde también se ejercitan los patrones efectores, es de gran ayuda para la validación del paciente en su experimentación de la situación problemática. El paciente descubre que el campo emocional es prácticamente una red emocional. El paciente puedeexperimentar diversas emociones. Posiblemente tambiénsurjan algunos fragmentos de la historia de su vida.

Paso 7

Con el trabajo realizado hasta ahora, se ha logrado que la atención del paciente se centre varias veces en sus procesos internos, tanto mentales como físicos. Ahora hay que focalizar hacia la parte externa de la situación problemática. El paciente debe aprender a hacer uso de las emociones experimentadas de manera más eficiente para poder lograr sus objetivos. Estas emociones ubicadas en el campo emocional se ordenan en una tabla. Seguidamente, paciente yterapeuta deben analizar cuáles son las situaciones y los temas de la situación problemática relacionados con las diferentes emociones.

Es importante que el paciente maneje a la perfección sus emociones negativas para poder expresarlas de la manera adecuada, tolerar y aceptar el miedo, ver el cariño y las otras emociones como un punto de equilibrio ante el enojo y que este logre regular sus emociones sin quedarse estancado en una sola emoción.

Referencias:

  1. http://www.psicologia.isipedia.com/primero/psicologia-de-la-emocion/02procesamientoemocional
  2. http://www.institutosincronia.com.ar/EAT/Anxiapaper.pdf