Como liberarse de la culpa en 4 pasos

Hiciste algo malo. Y ahora te sientes terrible. Pero el sentimiento no desaparecerá. Te corroe. Peor aún, te hace sentir como si fueras una mala persona. Nadie nos dice cómo lidiar con esto. Ciertamente no había clases en la escuela secundaria.

¿Qué es la culpa emocional?

La culpa es, ante todo, una emoción. Puede pensar en la culpa como una buena manera de hacer que alguien haga algo por usted por obligación, pero es más exacto pensar en la culpa como un estado interno. En el esquema general de las emociones, la culpa está en la categoría general de los estados de sentimientos negativos. Es una de las emociones “tristes”, que también incluyen la agonía, el dolor y la soledad, de acuerdo con un marco integral (Fischer, Shaver y Carnochan, 1990).

La culpa es definida como un sentimiento de culpabilidad por ofensas imaginarias o por sentirse inadecuado. La culpa nos dice que hemos violado algo y que tenemos que buscar la forma de reparlo. Nos podemos sentir culpables por muchas cosas incluyendo cuando decimo NO, cuando comemos demasiado, pedimos ayuda, cuando traicionamos a alguien y mucho más.

El mensaje implicado en la culpa es: “Hice algo malo”. Esta emoción nos lleva a la verguenza, la depresión , la ansiedad, lástima de uno mismo, e inconcientemente estamos buscando nos castiguen.

¿Cuáles son los sentimientos de culpa?

Te sientes culpable cuando hiciste algo que causó daño a alguien, por lo cual te responsabilizas (parcialmente). Por ejemplo, puedes sentirte culpable cuando rompes un precioso jarrón en la casa de alguien, o si accidentalmente le cuentas a la cumpleañera sobre la próxima fiesta sorpresa en su honor. Sentirse culpable a menudo se asocia con la transgresión moral, es decir, cometer un delito o un pecado. Sin embargo, es importante distinguir sentirse culpable (como una experiencia emocional) de ser culpable (como un juicio legal o moral). Alguien puede haber cometido un delito grave y ser juzgado como culpable, sin sentirse culpable. Lo contrario también puede ser cierto: puedes sentirte culpable cuando, racionalmente hablando, no has hecho nada malo y nadie te hace responsable.

Por ejemplo, imagina que invitas a una amiga a que venga, y en el camino a tu casa ella tiene un grave accidente. Nadie te culpa, ya que no tenías forma de saber que esto sucedería, sin embargo, puedes experimentar una gran culpa. Si esto sucede, básicamente confundes una causalidad: si no la hubieras invitado, ella estaría bien, con una responsabilidad, de que de alguna manera podrías haber sabido o hecho algo para evitarlo. Las personas que se sienten culpables a menudo tienen la necesidad de deshacer o reparar su fechoría, por ejemplo, reembolsando el daño financiero. Si el daño es irreversible (por ejemplo, si algo único ha sido destruido), o si la confianza de otra persona ha sido traicionada de manera irreversible, la persona culpable puede tratar de reparar su fechoría, es decir, castigándose a sí mismo.

En tercer lugar, si alguien se siente culpable por hacer algo mal que otras personas desconocen, tendrán la necesidad de confesar lo que hicieron. En los tres casos, la explicación parece que la persona que siente culpabilidad quiere demostrar que no es una mala persona, sino simplemente una buena persona que hizo algo malo.

5 Tipos de culpa

Causa de culpabilidad # 1: culpa por algo que hiciste. La razón más obvia para sentirse culpable es que realmente hizo algo mal. Este tipo de culpa puede implicar daño a otros, como causar dolor físico o psicológico a alguien. También puede sentirse culpable porque violó su propio código ético o moral, como hacer trampa, mentir o robar. La culpa por su propio comportamiento también puede ser causada por hacer algo que juró que nunca volvería a hacer (como fumar, beber o comer en exceso). En cada uno de estos casos, no hay duda de que ocurrió el comportamiento. Es apropiado sentirse culpable cuando has hecho algo mal. Sentir la emoción de la culpa por una acción que merece remordimiento es normal; no sentirse culpable, en estos casos, puede ser un signo de psicopatía. Los problemas ocurren cuando reflexionas sobre esta culpa; es mejor aceptar el hecho de que sucedió, disculparse con la persona o personas a las que perjudicaste y luego descubrir cómo evitar cometer el mismo acto en el futuro.

Causa de culpabilidad # 2: culpa por algo que no hiciste, pero que quieres hacer. Estás pensando en cometer un acto en el que te desvías de tu propio código moral o te comportas de manera deshonesta, infiel o ilegal. Al igual que Jimmy Carter, es posible que haya deseado mentalmente a alguien que no sea su cónyuge o pareja a largo plazo. Este es un tipo de culpa difícil de manejar. Es cierto que en realidad no cometiste el acto, por lo que todavía estás sentado en el terreno moral. Sin embargo, todos sabemos que el hecho mismo de que estés contemplando un acto que viole tus propios estándares puede provocar culpabilidad.

Causa de culpabilidad # 3: culpa por algo que crees que hiciste. Como nos dicen las teorías cognitivas de las emociones, gran parte de la infelicidad que experimentamos se debe a nuestros propios pensamientos irracionales sobre las situaciones. Si crees que hiciste algo mal, puedes experimentar casi tanta culpa como si realmente cometieras el acto, o incluso más. Una fuente cognitiva de culpa bastante típica es la creencia mágica de que puedes engañar a las personas al pensar en ellas de manera negativa o hiriente. Quizás hayas deseado que un rival romántico experimentara un giro malvado del destino. Si se produce ese giro maligno del destino, puede que, en algún nivel, crea que se debió a su propio deseo vengativo. En algún nivel, “sabes” que estás siendo ilógico, pero es difícil deshacerte por completo de esta creencia. También sabemos que nuestra memoria para eventos pasados ​​es altamente defectuosa. Es posible que no hayas hecho nada malo sino recordar mal y pensar que lo hiciste, especialmente cuando hay sentimientos muy cargados.

Causa de culpabilidad # 4: culpa por no haber hecho lo suficiente para ayudar a alguien. Quizás tenga un amigo que esté muy enfermo o que esté cuidando a un pariente enfermo. Has dado horas de tu tiempo libre para ayudar a esa persona, pero ahora tienes otras obligaciones que debes cumplir. O tal vez sus vecinos sufrieron una pérdida trágica, como la muerte de un pariente o un incendio que destruyó su hogar. Ofreció días y semanas de su tiempo libre pero, nuevamente, descubre que no puede continuar haciéndolo. La culpa ahora comienza a afectarte y tratas desesperadamente de encontrar formas de ayudarlos a pesar del costo que te está causando. Los psicólogos usan el término fatiga de compasión para capturar este sentimiento de agotamiento. Aunque se usa típicamente para describir ayudantes profesionales, también puede ocurrir entre personas que ofrecen apoyo informal continuo a otras personas necesitadas. Además de la pérdida emocional general de la situación está la culpa que superpone a la fatiga porque cree que debería estar haciendo más.

No hay duda de que la culpa es una emoción compleja e interesante. Incluso puede hacer que gaste más de lo que quiere o puede al comprar regalos para sus amigos y familiares. No puedes vivir una vida completamente libre de culpa, pero puedes mantenerla dentro de límites manejables. La culpa también puede ayudarlo a obtener una mayor autocomprensión al ayudarlo a reconocer cuándo, de hecho, ha hecho daño a otra persona. La culpa, en sí misma, no es una emoción destructiva. Sin embargo, si dejas que todo lo consuma, la culpa puede obtener lo mejor, o lo peor, de ti.

Como superar sentimientos de culpa

  1. Reconozcamos que sentimos culpa y cual es la razón. Aprendamos de la experiencia. Pensemos de donde viene esa culpa. Tal vez es porque no estamos cumpliendo con las expectativas de los demás o realmente hizimos algo malo. He inclusive pude ser que usted se haya traicionado a si mismo por haber roto una promesa que se hizo a usted mismo.
  2. Si usted hizo algo malo hacia otra persona, puede solucionarlo. Trate de arreglar el problema, pida disculpa y luego perdónese a usted mismo y siga adelante.
  3. Si la culpa proviene porque no está cumpliendo alguna expectativa de otra persona. Piense dos veces. Y trabaje en su autoestima. Usted no está en este mundo para complacer a los demás.
  4. Utilize técnicas para liberarse de la culpa, entre ella una muy efectiva es la Técnica de Liberacion Emociónal.

Conclusión.

El sentimiento de culpa es muy negativo y puede hacer que usted se sienta muy desdichado y sin propio valor, llegando a la conclusión de que todo lo malo es su responsabilidad.

La culpa no solo afecta su salud mental sinó que también su salud. Puede provocar dolores de cabeza, desórdenes estomacales y muchas otras cosas. La culpa es una oportunidad para crecer. Usted puede aprender mucho de su pasado, de su autoestima y comportamientos de tratar de complacer a los demás.

Tiene usted sentimientos de culpa por algo que hizo o dejo de hacer?. Usted actuá de acuerdo al nivel de conciencia que tenía en ese momento. La culpa es un intento del ego de crear una identidad. El ego la personaliza diciendo: “Yo hize eso, entonces usted crea una imagen de usted mismo que hizo ESO” . Eckhart Tolle. Del libro:El Silencio Habla (Perenne)

Referencias

Abnormal Psychology: Clinical Perspectives on Psychological Disorders 7th Edition. Susan Krauss Whitbourne (Author), Richard Halgin (Author)